El olmo del Cáucaso. Jiro Taniguchi & Ryuichiro Utsumi

Título original: Keyaki no ki, 193

Dibujos: Jiro Taniguchi

Guión: Ryuichiro Utsumi

Traducción: Shizuka Shimoyana y Miguel Ángel Ibáñez Muñoz

Adaptación gráfica: Frédéric Boilet

Edición: Ponent Mon, 2016

ISBN: 978-1-910856-17-8

Sinopsis:

En esta colección de relatos, niños y adultos sortean las vicisitudes de la existencia, solos frente a sí mismos y a sus esperanzas. Taniguchi y Utsumi evocan con sutileza aquellos momentos de distanciamiento y reflexión que deciden una vida. Con la misma agudeza y emoción de siempre, el autor de Barrio Lejano y El Caminante nos invita a una búsqueda llena de inteligencia, en pos de la paz interior.

Mi lectura:

Leer esta colección de relatos es asomarse a la vida cotidiana de la sociedad japonesa. Jiro Taniguchi ilustra la prosa de Utsumi, con gran maestría, haciendo que un simple trazo transmita todo el sentimiento oculto por la férrea educación moral. En el primer relato, que da nombre al libro, nos encontramos con una pareja que decide retirarse al campo, y compran una casa con un gran jardín precioso. Al llegar, tan solo un olmo permanece en el lugar, y los vecinos se muestran molestos por las hojas secas que llenan sus patios. Mientras deciden si respetar la voluntad de los vecinos, nos darán una gran lección.

En los siete relatos restantes nos encontraremos con un par de ancianos que intentan entender a su hija, que les deja su nieta al cargo por un tiempo, una nieta que les hará recordar a su hija de pequeña, tan parecida y tan distinta, pero sobre todo tan seria. Dos hermanos que crecen y se reencuentran en el tiempo, tras seguir caminos distintos, llenos de reproches o no. Un padre que descubre que la hija que abandonó de bebé está cerca y duda si presentarse o no, si verla o no… Una pareja de ancianos que coinciden en un banco y encuentran consuelo a su soledad en esas tardes charlando junto a un igual. El descubrimiento de un niño de los sacrificios que conlleva el mundo adulto, decidido a seguir protegiendo la inocencia de su hermano pequeño. O la adaptación de una mujer extranjera a un país y costumbres tan distintos a los suyos…

Cada vez me gusta más el trazo de Taniguchi, y cómo da vida a sus personajes sin excesos. Pero en este caso, sin la prosa de Utsumi para ayudarnos a entender sutilezas tan intrínsecas a la cultura japonesa, gran contenido de la obra se perdería por falta de comprensión.

Anuncis

El colom.

Un dia més emprenc el camí cap a la feina, pas a pas per un de tants carrer que m’hi poden portar. Avui ressegueixo el riu i comprovo que alguns gavins ja han adoptat el plomatge d’adults, mentre altres encara es mantenen en aquesta adolescència que els ha fet explorar fins on poden arribar les seves ales.

A la plaça els més matiners deslliguen les cadires, que ja se sap que no són gaire de fiar i qualsevol nit pas a pas, pota a pota, poden marxar cap a l’altre costat, on diuen que el sol els hi és més agraït.

Arribant al pont veig un home que també s’hi dirigeix, i apreta el pas per pujar abans que jo. Mentre vaig pujant els 4-5 graons que ens separen del tauler veig un colom gaudint del premi gros: ha trobat mitja barra de pa i està tot sol! L’home es va apropant i el colom se’l mira atent. Jo miro el colom, què farà? Sortirà volant? Mentre l’home s’apropa, el colom s’allunya pas a pas, sense perdre’l de vista. L’home passa indiferent a la tensió del moment. Ara em toca a mi…

Mentre m’apropo sento la mirada del colom però si el miro es fa el despistat, mira que en sap el malparit! Pas a pas he deixat el seu botí enrera i el veig com tot fent una mica de volta, es fa el trobadís amb ell per continuar gaudint d’un àpat de bon matí. Abans d’abandonar el pont em giro un moment a veure si tot segueix igual, i el colom m’avisa amb la mirada que el pa és seu, i si en vull, ja puc anar a buscar-me un per mi, que ell no el compartirà pas.

Lliçó apresa, estimat colom; però vigila que no vingui una gavina i et quedis sense pa!

201 contes corrents. Joan Barril

 

 

 

Edició: Amsterdam Llibres, 2009

Pàgines: 456

ISBN: 978-84-937183-2-9

 

Sobre l’autor:

Joan Barril ha publicat articles d’opinió, reportatges i contes a la premsa escrita. Va ser directori del setmanari El món i ha col·laborat a El País, La Vanguardia i El Periódico. Actualment dirigeix i presenta El cafè de la República, a Catalunya Ràdio, i El rusc, a BTV. És cofundador de l’editorial Barril i Barral. De la seva obra literària cal destacar Parada obligatòria, Tots els ports es diuen Helena, Certes Mentides i Sobre l’amor.

Sinopsis:

Després de l’èxit de 100 contes morals, Joan Barril ens regala una nova dosi de magnífics relats breus. Contes corrents sobre gent corrent escrits amb enginy, humor i molta ironia.

Excentricitat, timidesa, supèrbia, neurosi, gelosia i fins a 201 atributs són hàbilment convertits en protagonistes de 201 històries memorables. Ja sigui per llegir en veu alta o per gaudir en la intimitat, aquest és un llibre per riure’ns una mica de la condició humana i veure el món a través d’un prisma diferent.

Un autèntic regal literari d’un gran mestre de la vida.

La meva lectura:

Fa uns quants anys, recordo als estius estar escoltant El matí de Catalunya Ràdio, amb en Toni Bassas al capdavant. Un dels moments més esperats era el conte que llegia/recitava en Joan Barril. No recordo si era diari o setmanal, però sí que era un moment màgic que em feia anar a treballar reflexionant sobre el que havia escoltat. Afegiré només que quan en Bassas va marxar, vaig deixar d’escoltar aquest programa matinal, el matí sense en Bassas no és matí.

Poc després, per un Sant Jordi, va entrar a casa 100 contes morals, i aquests dies he tingut el plaer de llegir aquest altre recull de contes.

Són contes curts, d’una o dues pàgines com a molt. Petites dosis de realitat o imaginació que aconsegueixen tocar-te, fer-te somiar, volar…

Una de les coses que m’ha fet gràcia és descobrir com els noms dels protagonistes sempre estan vinculats al conte o rol que interpreten. I una altre és com objectes cotidians poden esdevenir protagonistes d’un conte, com les burilles que arriben a un cendre a l’exterior d’un restaurant i es comenten la jugada dels dos amants que han quedat. O els semàfors que es veuen i volen acostar-se per sempre més, o les bales d’un joc de petanca…

Tant m’ha agradat, que espero poder afegir-lo a la meva col·lecció particular aquest Sant Jordi, perquè faci companyia al seu germà.

Escapar. Historia de un rehén. Guy Delisle

 

Título original: S’enfuir, 2016

Traducción: María Serna Aguirre

Edición: Astiberri Ediciones, 2016

Colección: Sillón Orejero

Páginas: 428

ISBN: 978-84-16251-75-9

Sobre el autor:

Guy Delisle (Quebec, 1966) estudió artes plásticas en Sainte-Foy y en Toronto, comenzando a trabajar en 1986 en el estudio CinéGroupe de Montreal. Ha enseñado también animación, realizado cortometrajes y se adentró en el cómic en 1996.

Algunas de sus obras publicadas en castellano son Shenzhen (2000), Pyongyang (2003), Crónicas birmanas (2007), Crónicas de Jerusalén (2011), Inspector Moroni (2014)… Escapar es el último libro publicado en la actualidad.

Sinopsis:

Christophe André, miembro de una ONG médica en la región del Cáucaso, es secuestrado durante su primera misión humanitaria, en 1997. Para él empieza así un periodo de cautividad que no sabe cuándo terminará ni si saldrá vivo de él.

Mi lectura: 

Nos dice la editorial en la contraportada que es éste “un testimonio desgarrador y angustioso que muestra las dudas y la larga espera de un hombre cuya vida puede interrumpirse en cualquier momento”. Y no puedo estar más de acuerdo.

Christophe es asaltado en plena noche, la primera noche que pasa solo en la casa que tiene la ONG para la que trabaja. Su primera reacción es pensar en la caja fuerte, donde están los sueldos que ha de repartir al día siguiente, pero cuando ve que se alejan y cruzan la frontera, descubre que no es víctima de un robo sino de un secuestro.

Empieza para él un viaje angustioso donde pasará meses esposado a un radiador, del que solo podrá alejarse durante las tres únicas comidas del día y la visita al baño. Encerrado en una habitación con la ventana tapiada, intentará mantener la cadencia de los días por los ruidos que llegan del exterior, la luz que logra filtrarse, el ritmo de las comidas. Torturado por la indolencia obligada, el desconocimiento de si este será el último día de cautiverio o de vida, si te están buscando o te han dado por desaparecido… El lento pasar de los días, el esfuerzo por recordar qué día es, y cuántos días han pasado, la lenta rutina que te hace enloquecer, tan solo rota por unas voces que se alzan y que no entiendes, o por un cigarrillo ofrecido por tus captores, o un trago de vodka.

Preguntas y dudas que asoman: ¿hay que ser amable o violento con los captores?, ¿qué harías si pudieras escapar: lo intentarías o temerías las represalias?, ¿podrías vencer al guardia en un cuerpo a cuerpo?, ¿hay alguien que esté negociando por tu liberación?, ¿qué harás cuando todo esto se acabe, si es que se acaba…?

Mientras avanzaba página a página, día a día, me venía a la cabeza qué debió sentir Ortega Lara en su largo cautiverio en manos de ETA, y me quedó claro que uno no puede salir indemne de una experiencia así.