Todos íbamos en ese tren

Hoy se cumplen 9 años del peor atentado terrorista que ha sufrido España, tristemente acostumbrada a sufrirlos. He tenido que mirar varias veces el calendario para comprobar que sí, que es hoy, que hoy es 11 de marzo, aunque parece que para algunos medios 9 años son demasiados para seguir recordando que ese día 192 personas perdieron la vida.
Tal vez ellos hayan olvidado, tal vez recordar a nuestros muertos no vende tanto como saber quien será el próximo papa, cuántos millones se embolsaron los corruptos, o quien espió a quien… pero yo no olvido, no olvido el miedo, la angustia, la rabia y la incertidumbre. Los minutos eternos hasta saber que todos tus conocidos están bien, que sus familias están bien, que a algunos no les pilló por los pelos, porque perdieron el tren, o porque ese día les llevaron en coche. La cabeza a mil, pensando en qué podría haber pasado si las bombas hubieran estallado unos segundos más tarde, en plena estación, colapsando el edificio… Sentimientos tan cercanos a lo que ocurrió tiempo atrás un 11-S.
Hoy es un día de recuerdo, por los que perdieron la vida y por los que sobrevivieron, por todas las familias que perdieron a alguien ese día, por los voluntarios que evitaron que hubiera más víctimas, por toda esa sociedad que salió a clamar por la libertad.
Hoy, como cada 11-M, vuelvo a escuchar la canción que compuso La Oreja de Van Gogh, y pienso en cómo una canción tan bella puede esconder tanto dolor… porque todos los que hemos usado autobuses, metros y trenes para ir a estudiar y/o a trabajar, hemos cruzado miradas y sonrisas, y hemos soñado con dar el paso, sin pensar que podría haber sido nuestro último paso…

 

Anuncis

Punts comuns

1500 - Yards of Yan_caja

No deixa de sorprendre’m com la vida et pot sorprendre cada dia. Aquest matí he quedat amb una companya amb la que vaig fer un curs, en aquell moment vàrem fer tàndem perquè les dues havíem estudiat una enginyeria i amb el pas dels dies van aparèixer altres punts comuns. Un d’ells, que els nostres xicots són del mateix país, un altre que som del mateix any, i finalment avui hem descobert que ells van néixer en dies consecutius, tot i que d’anys diferents. Tot ben curiós…

Després d’aquesta trobada, he aprofitat a passar per la biblioteca en busca de noves lectures, amb motiu d’un altre casualitat: pel meu aniversari em van regalar un llibre que estava a punt de demanar, quan encara no ho havia dit a ningú. Com que m’ha agradat l’autor i aquest llibre correspon al darrer d’una sèrie, he anat a buscar els primers. Quan m’he apropat a la bibliotecària, una altre coincidència: li estava ensenyant a una companya un jersei de punt que està fent. I per arrodonir encara més el dia, tot just fa poc li han regalat un puzzle, una altre afició en comú. Qui m’havia de dir que aquesta noia tindria aficions semblants a les meves? Només em faltava preguntar-li si també li agrada la novela negra… jajaja.

Per cert, les imatges són d’un puzzle que em vaig autorregalar fa un temps, és una passada!, tant per la imagte com per l’encaix de les peces… crec que no trigaré en tornar a fer-lo i gaudir-lo.

1500 - Yards of Yan_detalle

No deja de sorprenderme como la vida te puede sorprender cada día. Esta mañana he quedado con una compañera con la que hice un curso, en ese momento hicimos tándem porque las dos habíamos estudiado una ingeniería, y con el paso de los días aparecieron otros puntos comunes. Uno de ellos, que nuestros novios son del mismo país, otro que somos del mismo año, y finalmente hoy hemos descubierto que ellos nacieron en días consecutivos, pero de años diferentes. Bien curioso…

Después de este encuentro, he aprovechado a pasar por la biblioteca en busca de nuevas lecturas, fruto de otra casualidad: para mi cumpleaños me regalaron un libro que estaba a punto de pedir, cuando aún no se lo había dicho a nadie. Como me ha gustado el autor y este libre corresponde al último de una serie, he ido a buscar los primeros de la misma. Cuando me he acercado a la bibliotecaria, otra coincidencia: le estaba enseñando a su compañera un jersey de punto que está haciendo. Y para terminar de redondear el día, justo hace poco le regalaron un puzzle, otra afición en común. ¿Quién me iba a decir que esta chica tendría aficiones parecidas a las mías? Sólo me faltó preguntarle si también le gusta la novela negra… jajaja.

Por cierto, las imágenes son de un puzzle que me autorregalé hace un tiempo, ¡es una pasada!, tanto por la imagen como por el encaje de las piezas… creo que no tardaré en volver a hacerlo y disfrutarlo.